Verasio x 3: Una historia de Selección
Lunes 15 de Noviembre de 2010 17:55    PDF Imprimir Correo electrónico

Tienen 14, 15 y 17 años y un apellido en común. Pero no solamente eso. Son hermanos, fanáticos del vóley y otro hecho los une: un presente de Selección. Somos Vóley juntó a Irene, Michele y Luciano Verasio para conocer la historia inusual de estos chicos rosarinos.

Fuente: www.somosvoley.com.ar

 

El desarrollo del Club Sonder acumula años y numerosos jugadores de la cantera que hoy están jugando Liga o son de Selección. Sin embargo, durante 2009 pero fundamentalmente en el 2010, asomaron tres con igual apellido: Verasio. Claro está, no asombra tanto dicho nombre teniendo en cuenta que se trata de los hijos de Lolo, actual presidente del Club Sonder y de la Asociación Rosarina, y de Silvana Dal Lago, jugadora de Selección y con largo recorrido en este deporte. El vóley está presente en los genes y lo mamaron desde la cuna.

 

Pero lo que si llama la atención es que el presente de estos chicos ya trasciende Rosario y los tres ya tuvieron, en mayor y menor medida, sus experiencias de Selección. La historia de los Verasio puede asemejarse (y supera) la de los Quiroga, quienes durante el 2009 tuvieron entrenando en el CeNARD a Rodrigo, Gonzalo y Guadalupe. Sin embargo, el curriculum de los rosarinos ya los hace protagonizar una historia inédita.

QUIÉNES SON LUCIANO, IRENE Y MICHELE

 

Luciano, el más grande, es armador y en su haber tiene el Sudamericano Menor 2010 en el que la Selección se consagró campeona en Venezuela, y la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de la Juventud en Singapur. “Para mí en lo deportivo fue un año buenísimo, yo venía con el grupo de selecciones pero hasta este año no habíamos jugado nada oficial y lo de este 2010 fue impresionante. Fueron dos grandes experiencias en las que sumé un montón y, además, nos acompañaron los resultados”, explicó Lucho, y agregó: “A pesar de que fueron diferentes, los dos grupos y el cuerpo técnico fueron bárbaros. Este año en la Selección fue algo muy lindo”.

 

Irene, por su parte, tiene 14 años y se desempeña como punta-receptora. A pesar de que el Sudamericano Menor femenino que se jugó en Perú era para las categoría ’94 y ’95, ella -siendo ’96- fue una de las elegidas por Guillermo Cáceres. Y allí tuvo participación activa como titular en el Subcampeonato que le dio la clasificación a la Argentina para el Mundial de Turquía.

“Para mí resultó raro porque no me lo esperaba, fue una experiencia muy linda y la pasé muy bien. Con las chicas del plantel nos adaptamos muy bien y eso ayudó a que saliera un viaje lindo”, relató Irene, quien en este 2010 fue elegida la mejor jugadora en el Argentino Sub 14 que se jugó en Jujuy.

 

A su vez, cuando Lucho daba sus primeros pasos en la Selección, el “mundo del vóley” ya anticipaba que había un mini Verasio que también daría que hablar. Algo que se potenció durante 2009 cuando se lució en la Copa y el Argentino Sub 14. En este 2010 arrasó con premios de receptor y defensor tanto en la categoría Sub 16 –la suya- como así también en los torneos nacionales Sub 18.

 

Michele es el tercero de esta historia y alterna como punta o líbero. Ya ha participado de concentraciones en el CeNARD y es uno de los que integra el proyecto de Selección 2012. “Todavía tuve ninguna experiencia internacional, sé que todavía falta y que del entrenamiento en el CeNARD se rescata y aprende mucho. Y eso más allá del vóley porque vas conociendo chicos de otros lados”.

 

“Obvio que me motiva el hecho de que mis hermanos hayan llegado. Ser un Verasio más de los que ya hay estaría muy bueno, sería un sueño”, señaló Michele.

“LA VIDA EN EL CENARD ES OTRA”

 

Paradójicamente eso lo dijo Michele, quien es el que recién está conociendo lo que es la vida de Selección. Y completó: “Vas con otro objetivo, tenés que dar todo siempre. No debe haber sensación más linda que salir a la cancha y defender la camiseta de la Selección y cada día en el CeNARD tenés que poner todo para llegar a eso”.

 

Y justamente esas sensaciones por las que pasa un chico durante el proceso de Selección no son tan simples ni fáciles de comprender y llevar. Ese es uno de los aspectos positivos que recalcan los Verasio a la hora de contar cómo es la vida de tres hermanos de Selección.

 

“La verdad que es algo raro, nosotros nos vemos hasta en Buenos Aires. Falta uno, el más chico, que esperemos que llegue también pero es muy lindo estar todos en lo mismo, compartir la Selección y, además, creo que todos nos ganamos estar ahí”, aseguró Lucho.

 

Por su parte, Irene complementó: “A mi me encanta porque por ejemplo decís ‘Estuve en el CeNARD’ y ellos ya saben por lo que pasé. Eso está bueno porque tenés con quien compartir algo que capaz mis padres no entienden pero mis hermanos si”.

“Es algo muy lindo. Ver que vos estás entrenando para la Selección y del otro lado de la red o al lado están tus hermanos es un orgullo”, agregó Michele.

 

Los hermanos sean unidos porque esa es la ley primera es algo muy cierto, pero también es verdad que no faltan las peleas y las bromas entre ellos. “Es muy difícil que en casa no se hable de vóley”, lanzó Irene, pero quien insistió con los chascarrillos entre ellos fue Michele.

 

“En general gastamos siempre al más chiquito, pero entre nosotros somos unidos”, siguió la única hija mujer de la familia. Y Michele repitió: “Pero hay gastadas”. Sin embargo, quien dio el ejemplo más concreto fue Luciano. A la pregunta sobre si lo habían cargado sobre la final perdida en Singapur, el armador contestó: “No, pero yo lo gasté a Michele cuando perdió la final de la Li.Na.Me. este año”.

 

 

 

POR UN 2011 CELESTE Y BLANCO

 

Para finalizar, cada uno de los protagonistas de un 2010 que llenó de orgullo a papá Lolo y mamá Silvana, como así también a los diferentes planteles de Selección que integraron, dejan sus expectativas para el año venidero.

 

Luciano: A corto plazo me gustaría ganarme el lugar para jugar el Mundial Menor, sería lindo jugar aca en la Argentina. Ahora voy a estar en la A2 y a pelearla ahí, después se verá.

Irene: Me encantaría poder jugar el Mundial Menor del año que viene en Turquía. Creo que después del Sudamericano cada uno sumó una chance más para quedar, pero igual hay que jugársela de nuevo y dejar todo para llegar a eso que sería muy lindo.

 

Michele: Espero estar para la 2012 con mi camada o lo que me toque y si no tratar de tomar todo lo que pueda y lo que nos enseñen en esos entrenamientos y concentraciones con la Selección.

María Eugenia Candal

www.somosvoley.com